Todo lo que necesitas saber para combatir las alergias primaverales

Todo lo que necesitas saber para combatir las alergias primaverales

La primavera es la época del año en la que suben las temperaturas y en la que árboles y plantas comienzan su proceso de polinización. Pero se alargan los días y apetece estar al aire libre, salir a la calle. Sin embargo, esta estación puede llegar a ser incómoda para las personas que padecen de alergias respiratorias. En especial, las causadas por el polvo y el polen, sobre todo si no hay lluvias abundantes. Por eso te traemos este artículo, para explicarte qué son las alergias primaverales y cómo las puedes combatir.

¿Qué es la alergia primaveral?

La alergia es una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que es percibida como un agente nocivo o extraño. El sistema inmunitario de nuestro cuerpo se activa cuando detecta estos agentes, que, aunque no representan ningún riesgo para el organismo, en ocasiones los considera dañinos. Y cuando esto pasa, se genera una respuesta que causa los síntomas de la alergia.

Puesto que la primavera es la época en la que las plantas y árboles producen más polen y lo esparcen por el ambiente, es la estación del año en la que abundan los casos de alergia al polen.

¿Cuáles son los síntomas?

Las alergias primaverales llegan acompañadas de una serie de incómodos síntomas. Es habitual que se detecte picor en la nariz y/o en los ojos, con lagrimeo de ojos, acompañado de moqueo con congestión nasal, golpes de tos o, tras haber realizado algún esfuerzo, pitos al respirar. También se suele notar molestias a luz y ahogo tras realizar ejercicios moderados.

¿Cómo se pueden prevenir y combatir estas alergias?

Para prevenir las alergias primaverales hay ciertas cosas que puedes hacer. Existen una serie de complejos vitamínicos, suplementos de plantas y nutrientes que son beneficiosos para la prevención de los síntomas de la alergia. Tomarlos antes del comienzo de la temporada de alergia puede reducir los síntomas casi por completo. 

Quercitina

La quercetina es un pigmento vegetal que se encuentra en muchas frutas y verduras comunes como la cebolla, la manzana y las uvas. Este bioflavonoide inhibe la liberación de la histamina y la formación de los leucotrienos, que son los compuestos bioquímicos que desencadenan las manifestaciones físicas de las reacciones alérgicas. Te ayuda a reducir la reactividad a los alérgenos estacionales, y también ayuda a reducir las alergias alimentarias.

Vitamina C

Se ha demostrado que la vitamina C reduce la constricción bronquial y además ayuda al organismo a desintoxicarse de la histamina (la sustancia que está detrás de muchos de los procesos relacionados con la urticaria, el goteo nasal, el exceso de mucosidad y la inflamación alérgica). La vitamina C aumenta el efecto de los bioflavonoides, por lo que resultará muy adecuada en combinación con la Quercitina.

Bajos niveles de vitamina C (en la dieta y en la sangre) son un factor de riesgo para el asma, cuyos síntomas empeoran con en la edad adulta con la exposición a factores medioambientales, como el polen, y mejoran con el consumo de vitamina C. 

L-metionina

El aminoácido L-metionina ayuda a la eliminación de la histamina del organismo, que puede ayudar a reducir la gravedad y duración de las reacciones alérgicas. Se aconseja garantizar un consumo adecuado de vitaminas B6, B12 y ácido fólico cuando se tomen niveles elevados de L-metionina. Normalmente la ingesta de un multinutriente o de un complejo B sería suficiente. La metionina puede ser de gran ayuda para reducir la severidad de las reacciones. Tanto a los alérgenos relacionados con los alimentos como a los respiratorios.

Ortiga

Este es un remedio antialérgico natural y seguro, que no produce somnolencia. Y reduce las alergias de temporada de manera muy eficaz. El mecanismo más probable de su acción beneficiosa es por el efecto inhibitorio de la ortiga sobre la transcripción de los genes inflamatorios.

Carotenoides

Ciertos carotenoides protegen el recubrimiento interno del tracto respiratorio, tanto a través de su efecto antioxidante y, en el caso de algunos carotenoides, como a través de su conversión a vitamina A. Además, los carotenoides reducen la formación de leucotrienos, que desencadenan las reacciones inflamatorias y alérgicas. Un buen complejo de carotenoides deberá ser siempre la elección inicial.

Magnesio

Los minerales y suplementos son igual de útiles para ayudar con las alergias y el asma como las vitaminas y antioxidantes. El magnesio es un mineral de gran utilidad, es un broncodilatador natural y anti-histamina. Es elogiado por su capacidad para impedir los síntomas del asma y mejorar la recuperación de los ataques de esta enfermedad, reduce la inflamación, inhibe los productos químicos que causan el espasmo y aumenta las sustancias antiinflamatorias, como el óxido nítrico.

Tomando estos complejos vitamínicos de forma continuada antes de que llegue la época de alergias, conseguirás reducir sus síntomas o incluso hacerlos desaparecer por completo. Si tienes alguna duda no dudes en dejarnos un comentario. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.